Vivir con menos residuos

Seguir instrucciones puede ser de gran utilidad en algunos aspectos de nuestra vida, como por ejemplo para montar un mueble o preparar una receta. Pero, cuando hablamos de algo tan subjetivo y arraigado en nuestra identidad como son nuestros hábitos, los pasos a seguir ya no pueden ser ni tan precisos ni tan inmediatos. Modificar ciertos patrones de comportamiento es algo bastante complejo y lleva su tiempo. Además, a mi modo de ver, para que este mecanismo de cambio se active debe haber algo interno y externo que lo motive (vivir acorde a tus principios, simplificar nuestra vida, contaminar menos…).

 

Así que si te estás planteando vivir con menos residuos aquí tienes algunos puntos clave a tener en cuenta antes de embarcarte en este proceso.

 

Observar tus residuos es la mejor manera de tomar conciencia sobre nuestros hábitos de consumo. Es aquí cuando debemos preguntarnos cómo generamos nuestra basura y de dónde proviene. Quizá repares en la cantidad de tazas desechables de café que consumes día tras día o en los envases de productos cosméticos sin acabar que acumulas en la estantería de tu baño.

 

Después de indagar en nuestra basura y tomar conciencia de cómo se origina debemos reflexionar sobre estos hábitos y plantearnos una alternativa más sostenible, como por ejemplo llevarte tu propia taza o botella reutilizable para que te la rellenen en cualquier cafetería o preparártelo tú mismo en casa. Ahorrarás dinero y tu casa olerá a café recién hecho por las mañanas.

 

Esta fase es mejor ir haciéndola poco a poco. Si has encontrado varias costumbres que quieres cambiar, céntrate en las que consideres más importantes y fáciles de aplicar y ve abordándolas una a una. Cada persona tiene una forma distinta de organizarse, escoge aquella que te sea más cómoda.

 

Transformar nuestros hábitos no es algo que ocurra de forma inmediata. Apóyate en otras personas que también han empezado a reducir sus residuos para inspirarte, nunca para compararte con ellas. Cada persona es diferente. Encuentra tu ritmo, márcate tus propios retos y celebra cada pequeño logro conseguido. Y sobre todo disfruta del proceso.

 

↑ Top



© 2021 good things, good planet