Un pueblo para las personas

La semana pasada el programa Escala humana de La 2 emitió un documental llamado “Despoblados”, acerca de la España rural. En él se entrevistaba a Sergio del Molino, autor del libro La España vacía, y se visitaba la localidad de Vegaviana (Cáceres), uno de los cientos de poblados del Instituto Nacional de Colonización de la época franquista (se puede consultar un listado aquí, y localizarlos en un mapa aquí). Tirando un poco más del hilo, aparece el nombre de José Luis Fernández del Amo, un programa de Documentos RNE, y un artículo de Yorokobu de donde he tomado la siguiente cita:

«Solo hay una arquitectura: la que sirve al hombre. Pero tenemos el deber, la responsabilidad de hacer que ese hombre quiera vivir mejor».

En el caso concreto de Vegaviana, se tomó la decisión de conservar la vegetación existente en el área (bosque y matorral mediterráneo) en vez de domesticarla o, directamente, eliminarla y sustituirla por un parque. Una decisión aparentemente poco importante, pero que nos permite conocer la mentalidad que había tras el proyecto.

Es decir, la arquitectura y el urbanismo al servicio de la comunidad, con un espíritu moderno pero adaptado al medio natural, y conservando las tradiciones y los materiales locales pero con la ambición de ir más allá.
Porque no siempre más es mejor, y porque es en la pequeña escala donde los cambios y la creatividad pueden transformar la vida de las personas.

TEXTO EN COLABORACIÓN CON MANUEL PÉREZ.
PROFESOR DE GEOGRAFÍA E HISTORIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *